sábado, 23 de julio de 2011

Ambos sabían que no faltaba más de media hora para estar juntos.
Una mirada? quizá el último silencio. El último beso. Las últimas caricias.
La última silueta de lo que eran en esa calle de pasiones desbordadas...
El último cigarro junto a sus sombras absueltas por el desconcierto de no volver a verse...

era tiempo de volver.

No hay comentarios: